La presión de la PAH para acabar con los desahucios en plena pandemia parece que empieza a funcionar

Apenas una semana después del compromiso firmado por algunos grupos parlamentarios para hacer realidad el Decreto Stop Desahucios que llevamos exigiendo desde marzo, se empiezan a mover propuestas.

Ayer, cumpliendo con el compromiso firmado la pasada semana con la PAH, los grupos parlamentarios de Unidas Podemos, Esquerra Republicana de Catalunya y EH-Bildu, han registrado en el Congreso una enmienda a los PGE, que, de aprobarse, prohibirá todos los desahucios de familias vulnerables sin alternativa habitacional hasta 2023. También recuperará la prohibición de cortes de suministros básicos a familias en igual situación, mientras dure la pandemia.

Desde la PAH consideramos positiva esta iniciativa, sabiendo que sin la presión ciudadana nunca se hubiera producido. No obstante, seguimos pensando que, dada la urgencia y el elevado número de desahucios y cortes de suministros que se producen a diario, evitaría más sufrimientos la aprobación de un Real Decreto-ley en el siguiente Consejo de Ministros. Igualmente, consideramos importante indicar que por «alternativa habitacional», tal como se define en el documento registrado, no ha de entenderse una habitación en un albergue o pensión, sino una vivienda adecuada, segura y digna para uso privado de las personas desahuciadas, muchas de ellas con menores a cargo.

Hoy se votará en el Congreso una iniciativa de la CUP en el mismo sentido, que nos mostrará previsiblemente la soledad (por la izquierda) del PSOE, si no vota a favor de suspender los desahucios. Su silencio hasta el momento ya lo sitúa a la altura del PP, Ciudadanos y Vox, grandes defensores del recorte de derechos y avalistas de las políticas que nos desahucian. Los movimientos que haga el PSOE a partir de ahora, dejarán buena cuenta de su verdadera cara. 

Otra muestra de esto sería el Decreto aprobado para ayudar económicamente a las empresas y autónomos, pero que sigue dejando atrás a la economía doméstica. Las familias trabajadoras siguen aumentando el nivel de precariedad, muchas familias sufriendo a la espera de que lleguen el juzgado y la policía a ponerlos en la calle, mientras que ninguna Administración Pública es capaz de ofrecerle una alternativa adecuada, digna y con un horizonte temporal suficiente que les pueda permitir salir de la vulnerabilidad.

Desde la PAH reiteramos nuestra llamada a Pedro Sánchez. Nos pidió permanecer en casa por la pandemia, que sea coherente con esa petición, y adopte las medidas que le proponemos. Está en sus manos evitar que muchas familias sean puestas de patitas en la calle. También que permita la confortabilidad del hogar prohibiendo los cortes de suministros básicos.

Los desahucios y la carencia de suministros provocan muertes, evitarlas está en manos del PSOE. Recientemente Ábalos afirmaba “estar abiertos a contemplar medidas para las familias en vulnerabilidad previa al estado de alarma”, ya va siendo hora de cerrar el tema. Se muevan cuando se muevan, si finalmente se dignan hacerlo, van demasiado tarde.

Hasta que no haya un desahucio más, la PAH seguiremos enfrente de los culpables directos: aquellos que no tienen ni la altura política, ni la humanidad suficiente para evitarlos.

Deja un comentario