La PAH volvemos a la calle y detenemos el primer desahucio a puerta en pleno estado de alarma

El poder popular evitar que la Liliana y sus dos hijos menores, queden en la calle en plena pandemia mundial.

Esta mañana, cientos de valientes hemos desbordado las calles de Hospitalet del Llobregat para detener el desahucio de la Liliana y sus dos hijos menores de edad.

La Liliana entró en la vivienda pagando un alquiler mensual de 350 euros por una habitación realquilada, junto con sus dos hijos de siete y trece años. Con el tiempo, y al perder sus ingresos durante la crisis de la Covid-19, vio que había sido engañada y que no existía contrato formal, quedando ella y sus hijos en situación de desamparo.

 Ahora la propiedad, el fondo buitre Cerberus , se niega a negociar y pretende echarla de su casa.

Las leyes están para cumplirlas, a Liliana le corresponde un alquiler social. La Ley 24/2015 contra la emergencia habitacional y la pobreza energética, con su reciente ampliación convalidada en el Parlamento el pasado 5 de febrero , le garantiza ella y sus hijos un alquiler social por siete años. En su caso, familia en situación de vulnerabilidad y empadronados en la vivienda desde antes del 23 de junio de 2019, el fondo buitre Cerberus está obligado a ofrecerle un alquiler social antes de pretender desahuciarla los, deben cumplir la Ley, y en este caso, tanto el Ayuntamiento de L’Hospitalet como la Generalitat, están siendo cómplices de este incumplimiento.

La irresponsabilidad del Gobierno del Estado y del Poder Judicial, en retomar los procedimientos judiciales en pleno estado de alarma y ante la grave crisis de pandemia mundial, es intolerable. Si no hay aún una vacuna para la Covid-19, no sólo están poniendo en riesgo la salud de la Liliana y sus hijos sino la del resto de la población. El pasado 4 de junio nos concentramos a las puertas de los juzgados de toda Cataluña para exigir mantener la paralización de todos los desahucios. Ahora más que nunca es necesario un nuevo Real Decreto-ley por parte del Gobierno del Estado que suspenda todos los desahucios de familias en situación de vulnerabilidad. En momentos de emergencia sanitaria, económica y social, en el que casa nos quedaremos si nos echan?

La Liliana y sus hijos ya no están solos. Tienen el apoyo de la PAH. Ante leyes injustas por parte de la Administración, y la constante vulneración de nuestros derechos por parte de los fondos buitre, que pretenden especular con nuestras casas a costa de nuestras vidas, la PAH seguimos en pie de guerra. Llevamos 11 años defendiendo nuestro derecho a una vivienda digna y nadie podrá pararnos. Sabemos que Sí Que Se Puede, y lo seguiremos demostrando .. 

Por estos motivos y gracias a la respuesta los movimientos en lucha que han personificado en la puerta esta mañana, #LilianaSeQueda

Deja un comentario